Midas Siena: avance lógico y tecnológico

La SIENA es una mesa de mezclas con versiones desde veinticuatro entradas de micro hasta sesenta y cuatro, con estructura de dieciséis buses más estéreo.

midas siena2

De los dieciséis auxiliares, ocho (del nueve al dieciséis) están preparados para ser asignados a master, funcionando así como subgrupos. Cada canal dispone de alimentación phantom, cambio de fase, atenuación, pasa altos con selección de frecuencia, inserto conmutable desde la superficie, ecualización semiparamétrica de cuatro bandas con selección de frecuencia y ganancia en todas ellas. La ecualización no sólo dispone de bypass, sino que también puede ser asignada sólo a los auxiliares en pre.

Los dieciséis envíos de auxiliar pueden configurarse pre o post y como pares estéreo, tan necesario en los nuevos sistemas de monitoraje al oído. La distancia de los controles es bastante ajustada pero con un poco de costumbre nos parecerá suficientemente cómoda. En la sección de fader de cada canal nos encontraremos con el panorámico, una asignación directa a estéreo, medidor de tres leds más peak, cinco asignaciones para automatización de mutes y el botón de solo.

El fader, de veinte milímetros, es de accionamiento muy suave y preciso, muy al estilo de los ALPS PLASTIC CARBON. Con certeza, no sé si son éstos, ya que todavía no me han dejado desguazar una… La construcción es semimodular en grupos de ocho, con un aspecto bien terminado, con los remates ya vistos en la serie VENICE y con una disposición de colores, ya clásica en todas las Midas.

Cada una de las dieciséis mezclas de auxiliar tiene su propio vúmetro dedicado, dispuestos de dos en dos, para cuando trabajamos con envíos estéreos. Dispone también de inserto en cada una de ellas, de un mute, de solo y de una automatización de mute. En las mezclas del nueve al dieciséis, existe la posibilidad de trabajo como subgrupo, con su asignación estéreo y su panorámico. Incluye dieciséis entradas directas a estéreo con nivel de línea, muy útiles para los retornos de efectos. Tiene su propio nivel de entrada, solo y mute. En la sección de master los medidores están dedicados a la salida estéreo, disponiendo de otros para la función solo.

Un generador de tono con selector de frecuencia nos ayudará a probar el equipo. Está situado junto a la sección de talk back, con asignación directa tanto al master como a los dieciséis auxiliares, con su volumen y su entrada de micro. La automatización de mutes es simple y se activa con cinco botones. El quinto controla también las salidas. La sección de escucha de monitor es completa y muy rápida a la hora de trabajar, con controles sobre el solo y PFL, submute dedicado y un sumador a mono. Una escucha dedicada como local monitor nos facilita el trabajo como técnico de monitores, al poder disponer del monitor propio, aparte del PFL.

Un fader específico, que nos da la posibilidad de controlar nuestro monitor, está situado en el extremo derecho de nuestra mesa, junto al volumen de master, para tener el más rápido control posible sobre él. La SIENA dispone de un sistema especial de selección de solo que transmite datos vía una salida RS-232 a los ecualizadores de la marca KLARK TEKNIK, modelo DN9340 (HELIX).

Cada vez que seleccionemos el solo en uno de nuestros master de auxiliar, aparecerá el ecualizador dedicado en la pantalla principal del Helix. Esta mesa viene con doble fuente de alimentación interna (menos el modelo más pequeño que sólo tiene una), pudiendo además añadir una fuente de alimentación externa redundante, con lo que se demuestra que un precio ajustado no nos exime de una seguridad en toda regla. EN FUNCIONAMIENTO Los famosos previos tipo XL se hacen notar como en todas las series “baratas” de Midas. Suenan grandes y con muy poco cruce de canal, pudiendo compararse con casi todos los de primera clase de la competencia.

Esto ya lo habíamos saboreado desde la primera VENICE que nos llegó. En el caso de la SIENA también los circuitos sumatorios de bus aplastan cualquier duda sobre la calidad de su diseño. Cuando vimos “encoger” una HERITAGE hasta este tamaño, no esperábamos que conservase tan magnífica proporción en su salida con una respuesta de gran presencia y limpieza. El que la fuente de alimentación sea interna se nos olvida rápidamente, lo que demuestra que la estructura de puestas a tierra está realmente conseguida, cosa que por otro lado también pasa desapercibida cuando encendemos y apagamos canales, ecualizaciones o subgrupos.

El aspecto de la superficie de trabajo es muy Midas, es decir, salpicada de colores y de tamaño más reducido de lo que siempre esperas. La ergonomía está muy bien planeada y el acceso es rápido e intuitivo. La iluminación de la superficie se resuelve con salidas en XLR para las clásicas littlights con unas pequeñas ranuras en el perfil superior del panel de conexiones para guiarlas. Al no haber rotativos dobles, el acceso en la ecualización y auxiliares también es muy rápida, quizá con el único defecto de la distancia entre ellos. Si tienes unas buenas manazas (solo por el tamaño) a lo mejor lo encuentras ligeramente incómodo. Yo, al ser chiquitín, me encontré en mi salsa. Los medidores parecen bastante exactos pero al ser de leds tendremos que buscar la ausencia de reflejos por parte de las littlights, quizá sea una manía mía, pero siempre preferiré los de aguja.

La velocidad y el mantenimiento de los medidores es mejor de lo esperado pero, bien ajustado a su precio, tampoco se puede esperar la calidad en este sector con respecto a sus hermanas mayores. La ecualización es un punto que nos hará decidirnos por la SIENA. Hace mucho tiempo que vengo viendo ecualizadores con filtros sosos y muy poco comprometidos, que parece que sean de juguete. Este no es el caso que nos ocupa, en el que el más quince de cada uno de los potenciómetros de ganancia es real. El pasa altos es un regalo de Dios, radical pero progresivo, con una caída muy lineal que nos facilitará el recortar sin perder señal, resultándonos natural subir más allá de los ochenta o cien hz sin miedo.

Luego reforzar graves en zonas próximas al corte nos podrá dar resultados increíbles. El uso de esta ecualización me recordó a las clásicas inglesas al mejor estilo de John Oram, a mi querida series tres de Soundcraft y a aquella DDA inmensa que está en los estudios Box. No digo esto porque sea una ecualización completísima sino por su efectividad y dulzura, lo que a lo mejor no es del agrado de muchos de los nuevos técnicos, que han aprendido con mesas que necesitaban posiciones excesivamente radicales para una ecualización efectiva. El famoso uso “dual purpose” no es tan claro como en otras mesas. La nueva Electra de Altair y algunas Yamahas tienen mayor vocación mixta, pero el disponer de una fantástica mesa de monitores que además funciona más que correctamente como mesa de fuera es una gran tentación para cualquier empresa de alquiler, que siempre están carentes de material para dentro del escenario. La posibilidad de tener material para esos bolos en los que se trabaja con un solo técnico y a su vez poder complementar un equipo grande con una buena mesa de monitores se conjuga en la SIENA.

El acabado y presentación por parte de Auprosa incluye packs tanto de instalación fija como de “carretera”, incluyendo en ambos casos estuches propios de su función. La versión de gira viene con un fantástico flight case, cosa que también se ve reflejado en el precio de esa versión.

Fuente: ProEdicion.eu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: